noticia

La Compañía María del Mar Moreno presentará su espectáculo “Soníos negros” para Flamenco en Red en Puerto Real 22 abril 2019


La Compañía María del Mar Moreno presentará su espectáculo “Soníos Negros” en el Teatro Principal de Puerto Real (Cádiz) el viernes 3 de mayo de 2019, a las 21.00 horas, cuyo contenido será registrado para ser ofrecido posteriormente como contenido web del subprograma Flamenco en Red (Cultura Andaluza en red) del Proyecto Atalaya. El espectáculo propone una “aproximación flamenco-dramática a la vida y obra de Manuel Torre a partir del relato de ‘Paisaje andaluz con figuras’ de Antonio Gala”.

 

Según la sinopsis de Paco Sánchez Múgica, ““Manuel Torre fue el último cantaor íntegro, entero, y rodeado de toda la aureola y todos los prestigios y carismas de lo que entendemos por un cantaor de flamenco”.
Pepe de la Matrona, Juan Talega y Antonia la Gamba, su mujer, la madre de sus dos hijos varones, bailaora frustrada, celotípica con razón, y resignada a cohabitar junto a una fuerza ciega. Nadie absolutamente nadie le conoció a fondo. Pero después de nadie, la primera ella. Galgos, gallos y relojes, las obsesiones del genio con mayor cultura en la sangre.

Palabra de Federico García Lorca. El majareta es el loco. “Y un loco lo mismo puede hacer una cosa muy bien que muy mal. Cosas inolvidables y cosas garrafales”. El mejor seguiriyero de todos los tiempos, el mejor saetero, el alma libérrima de lo más hondo del enigma mismo del flamenco, del cante jondo. “¡Ay, esos siguireyeros! Nunca tuvieron buen fin, ni buen fario”. Escribe Gala: “No es jamás un juego ni un espectáculo, sino el chorro vivo del llanto, el desesperado ulular del ser humano injustamente ofendido, una manera más honda de suspirar, una necesidad. Por eso gesticula el cantaor como un agonizante”.

Siempre por los rincones, defensor del silencio como “una cosa mu’ grande”. Siempre jugando con sus gallos ingleses y sus galgos, y dándole cuerda a los relojes de un tiempo detenido y eterno. Todo es eternidad, lo que antes fue y lo que ahora es. “Un hombre que solo se queda naturá después de que ha cantado”, muy raro y muy serio, que te mira “como con fiebre”.
En Cádiz a ver a su tío El Mellizo; en Sevilla, en el Novedades. En la Alameda de Hércules, bebiéndose la vida. Siempre por los rincones. Inaprensible, un cantaor que canta cuando no le queda más remedio. La inasible discusión entre lo viejo y lo nuevo, lo genuino y lo sucedáneo: Torre vs. Chacón. Chacón vs. Torre. ¿Quién manda en el corral del cante? “Por la boca van cantando cada vez más muertos”. “El cante se va haciendo a medida que se canta. Igual que se hace un pozo, sacando tierra hasta que llega el agua”.

¿Es la bailaora la que encierra en su alma al genio cantaor de Torre? ¿Es el cantaor el que desata la furia bailaora movida por los empujones de su corazón en cada momento? Nadie como la figura de Manuel Torre, “el tronco negro del Faraón”, custodio de lo jondo inmortal y esencial, ese ajeno a modas fugaces y de mercadotecnia, para inspirar la nueva creación artística de la compañía de María del Mar Moreno.
“No se dejaba llevar por la corriente, lo demasiado conocido el terreno trillado, resumiendo al fin, de un modo raro y magistral lo que él se imaginaba que comprendíamos a medias.

En el cante jondo lo que hay que buscar siempre hasta encontrarlo es el tronco negro del Faraón”. Dijo Alberti poéticamente que le confesó Torre. La síntesis, en última instancia, del espíritu de Jerez Puro y la compañía de María del Mar Moreno que aborda ahora en esta aproximación flamenco-dramática el sentido de la realidad y el mito. ¿Evocación o invocación? Mientras hilan las parcas mi mortaja… Siempre por los rincones, flamenco por necesidad.

“Eran los días señalaítos de Santiago y Santa Ana le rogué yo a mi Dios que me aliviara las ducas de mi corazón”.
“Cállate Gamba, que el silencio es una cosa mu’ grande’, espeta Torre.
“Ahora sí que estoy callá, Manué”, responde La Gamba”.

 

La ficha artística de la Compañía incluye al baile: aMaría del Mar Moreno (Gamba joven), al cante a Antonio Malena, Manuel Malena y Antonio Peña El Tolo (Manuel Torre), a la guitarra a Santiago Moreno y Malena hijo, a Ana Oliva (Gamba vieja) y María Diarte como actrices y las palmas de Ale de Gitanería y Javier Peña, todos bajo la dirección de María del Mar Moreno y la dirección artística de Antonio Malena.

 

Las entradas pueden adquirirse aquí.